El 16 de julio de 1969, Neil Armstrong partió en la misión Apolo 11 que lo llevaría a ser el primer hombre en pisar la luna.

A los 14 años, ya pertenecía a los Boy Scouts of America. Llegó a ser Eagle Scout, el mayor rango en el Escultismo norteamericano que sólo es alcanzado por el cinco por ciento de los scouts estadounidenses. Ellos deben completar diferentes pruebas en áreas como liderazgo, servicio y campismo. Para llegar a ser Águila (Eagle), un scout comienza siendo Pie tierno (Tenderfoot), Segunda clase (Second class), Primera clase (First class), Estrella (Star) y Vida (Life). Para pasar cada etapa, debe cumplir un conjunto de desafíos específicos que están organizados por requerimientos e insignias de mérito.

De las 120 insignias de mérito, 21 califican para ser Eagle Scout. De ese grupo, se requiere cumplir con 12, que incluyen áreas como primeros auxilios, ciudadanía en la comunidad, en la nación, en el mundo, comunicaciones, ecología, cuidado y manejo personal, campismo y vida en familia. En suma, un scout debe estar preparado para emergencias y salvar vidas en áreas como ciclismo, excursionismo y nado.

Después de transformarse en el primer hombre en pisar la luna el 21 de julio de 1969, Armstrong fue reconocido al año siguiente con el Premio al Eagle Scout Distinguido y el Búfalo de Plata. Mientras la primera distinción premia a mayores de 25 años que han rendido algún tipo de servicio a la patria o han destacado en el ámbito profesional y de los negocios, el Búfalo de Plata se le entrega a quienes han hecho algún servicio extraordinario por la juventud, aunque no dependan de los Boy Scouts of America.

Fuente http://www.scoutchile.tk/

Anuncios